jueves, septiembre 06, 2012



Se dice que la historia comenzó con la escritura, más bien comenzó con los registros que han quedado de ésta. Quiero que miren la imagen pues nos permitirá entender en qué consiste la Cultura. La Cultura está ligada a la Escritura. Sólo que el impulso a la escritura que se diferenció en la creación de alfabetos o ideogramas se encontraba en la especie mucho antes de lo que se creía. Si ven la imagen podrán descubrir que existen dibujos muy complejos que representan ideas, símbolos, señales de identidad personal y grupal. Es la base de la escritura: registrar de alguna manera la historia y la vida de las personas. El impulso que culminó en la escritura se encontraba en las viejas pinturas de las cavernas de Altamira.

Cultura es memoria colectiva. El arte es escritura, todos escribimos, todo el mundo está siempre escribiendo su historia y la del grupo al que pertenece. Se escribe en el propio cuerpo, se crean símbolos que otorgan identidad. Se escribe a través de las obras artísticas, pues el arte es simbólico siempre pues representa el mundo del artista. Se escribe la historia con monumentos, se le dan nombres a las calles, edificios, salas, todo lo que hacemos es escribir de infinidad de modos nuestra historia y la del grupo al que pertenecemos.

Un inglés siente que es inglés porque está identificado con su país, con su historia, con las obras artísticas de su tradición cultural que se convierten en símbolos que le proporcionan identidad. Además, cada región del Reino Unido posee colores locales, variaciones simbólicas que les permiten diferenciarse entre las distintas regiones.

Cultura es identidad, y la principal identidad que poseemos es la de pertenencia a algún grupo o Clan. Nuestra identidad personal se construye por derivación de la identidad grupal. Por este motivo escribimos en nuestros cuerpos y en los lugares donde vivimos las señas de identidad. Decimos quienes somos y a qué grupo pertenecemos, de donde venimos, etc. Todo esto lo hacemos en forma inconsciente, sin pensarlo. Claro, puede que tomemos conciencia del proceso y lo dirijamos a voluntad, pero el proceso está siempre presente en todos los grupos humanos del planeta.

Escribimos para que nos conozcan a través de infinidad de símbolos, pero todos ellos reconocibles, pues la idea es que cualquier extraño que se acerque sepa quienes somos, que estamos aquí, que éste es nuestro lugar y que lo defenderemos.

Este impulso a la escritura está presente en todos los animales, pues todos marcan de alguna manera su territorio para que sepan que les pertenece. La escritura a través de pictogramas, de ideogramas o un alfabeto, por complejas y antinaturales que puedan parecer, no lo son, constituyen sólo un refinamiento extremo de una tendencia presente en nosotros.

Quien se pinta una línea en la cara, se dibuja algo en alguna parte del cuerpo, está escribiendo. La cultura está conformada por estos textos, por todos los textos que se van acumulando a lo largo del tiempo. Escribimos un texto cuando elegimos nuestro vestuario, cuando pintamos la fachada de nuestras casas, cuando elegimos un auto, cuando nos cortamos el pelo, cuando colocamos una cerca. Siempre estamos escribiéndonos.


0 comentarios:

Publicar un comentario